Entrada destacada

HIPNOSIS EN LIMA PERU

Hipnosis en una sola sesión Esa única sesión es lo que necesita para mejorar y/o sanar su subconsciente y lograr sus objetivos y metas.  P...

viernes, 3 de agosto de 2018

LOS CIENTIFICOS TRATAN DE RESOLVER LOS MISTERIOS DE LA HIPNOSIS

La hipnosis está obteniendo una nueva perspectiva por parte de los investigadores que estudian sus fascinantes efectos en nuestros cerebros.

Mucho antes de que tuviéramos máquinas fMRI, los científicos tenían una herramienta singularmente poderosa para comprender la conexión de la mente con el cuerpo: el extraño mundo de la hipnosis. La hipnosis ha inspirado a los científicos durante siglos, pero todavía no entendemos realmente cómo funciona. En las últimas décadas, sin embargo, los científicos han podido obtener algunos indicios que sugieren una posible comprensión neuronal de esta antigua práctica.

Más de un científico ha intentado considerar a la hipnosis en términos de un efecto placebo. Ambos utilizan procesos cerebrales complejos basados ​​en expectativas que no se comprenden completamente. Y ambos parecen eficaces contra el dolor, la ansiedad y los problemas para dormir. Pero en los últimos años, los placebos están siendo más aceptados en general, mientras que la hipnosis rara vez se toma en serio. Esto se debe en parte a la historia accidentada de la hipnosis y en parte porque, a diferencia del efecto placebo, la hipnosis se ha negado tercamente a revelar su mecanismo.

Según el psicólogo jubilado de Harvard, Irving Kirsch, quien estudió los placebos décadas antes de que estuviera de moda que los científicos lo hicieran, y es uno de los principales expertos del país en hipnosis y placebo. El cerebro es una máquina de predicción de expectativas. Si bien la hipnosis y los placebos son fenómenos separados, sus diferencias probablemente no son tan importantes como sus similitudes, que nos permiten vislumbrar los fundamentos mismos de la conciencia.

Para explicar, Kirsch parafrasea a un colega, el psicólogo Marcel Kinsbourne . "Existe una onda de información que va de abajo hacia arriba, que sube desde el mundo externo hasta su cerebro", señala. "Existe una onda de información proveniente de la corteza cerebral que consiste en tus evaluaciones, tus creencias y tus expectativas. La conciencia consiste en estas dos ondas golpeándose entre sí. Es una colisión". Allí, afirma, es donde la hipnosis y los placebos hacen su trabajo.

La hipnosis puede ser una herramienta poderosa para la sanación, y quizás nadie lo sepa mejor que los catedráticos David R. Patterson y Mark P. Jensen en la Universidad de Washington en Seattle, dos de los principales expertos en hipnosis del país. Patterson está acostumbrado a las miradas dudosas y las risas sarcásticas de la gente cuando menciona su trabajo, y de vez en cuando se pregunta si no debería simplemente elegir un tema más convencional para estudiar. Pero luego sucede algo que le hace recapacitar y lo vuelve a absorber.

Tomemos como ejemplo una conferencia sobre hipnotismo y control del dolor en una unidad de quemados que dio en la Universidad de Vanderbilt. Los doctores se mostraron escépticos. Cuando Patterson ofreció demostrar su técnica en uno de ellos, recomendaron que lo probara con uno de los pacientes, un joven que Patterson describió como "enojado con el mundo" que tenía quemaduras que cubrían más de la mitad de su cuerpo. Cada vez que una enfermera intentaba quitarle las vendas a este paciente para lavarle las heridas, gritaba y se retorcía de dolor, a pesar de que se le suministraba potentes medicamentos.

El joven se burló de Patterson, diciendo que él no podía ser hipnotizado. Eventualmente aceptó intentarlo, pero parecía decidido a hacer lo contrario de lo que le habían dicho. Entonces, durante la hipnosis, Patterson sugirió que se volviera cada vez más tenso. Como si fuera una señal, el hombre hizo lo contrario y se relajó. En pocos minutos, se deslizó fácilmente en un trance profundo y calmado mientras las enfermeras sacaban las vendas y frotaban esponjas sobre sus llagas.

Historias como esta pueden llevarnos a preguntarnos por qué no hay un hipnotizador en el personal de cada hospital. Pero la sugestionabilidad no es fácil de prescribir. "Si atiendes a diez pacientes, habrá dos de ellos donde la hipnosis hará que te maravilles del poder de la mente y los resultados obtenidos", dice Patterson. "Y por tanto te emocionas. Pero lo intentas con otra persona y simplemente no es tan espectacular". Solo el 10 por ciento de la población tiende a responder muy bien al hipnotismo, sin embargo la mayoría de la gente responde razonablemente bien o regularmente bien, según Patterson.

Y, por supuesto, los hipnotizadores varían mucho en qué tan bien ejercen su oficio. Incluso si aciertan con la adecuada voz, ritmo y narración, también deben adaptarse bien sobre la marcha y seguir su intuición en cuanto a lo que vaya de acuerdo con sus pacientes hipnotizados. Esto hace que sea casi imposible estandarizar un experimento sobre hipnotismo. Imagínese a Sir Isaac Newton midiendo la velocidad de un objeto que cae, pero la gravedad de la Tierra sigue cambiando; algo así es estudiar la hipnosis.

Sin embargo, Patterson y su compañero de investigación Jensen han logrado avances considerables al examinar los fundamentos neuronales de un trance hipnótico. Para estudiar la hipnosis, Jensen usa electroencefalografía o EEG, que mide la electricidad en el cerebro. Nuestras neuronas individuales generan constantemente impulsos eléctricos a medida que transmiten información del cuerpo al cerebro y alrededor del cerebro en sí. Ocasionalmente, grandes grupos de neuronas coordinarán estos pulsos en una especie de patrón rítmico. Imagine el cerebro como un estadio de fútbol gigante, y los pulsos son como los fanáticos haciendo una ola. Usando sensores conectados al cráneo, los científicos pueden escuchar ritmos eléctricos amplios, llamados oscilaciones, causados ​​por amplias franjas de neuronas que trabajan en conjunto.

Tenga en cuenta, sin embargo, que el cerebro no es un solo estadio, sino más bien 1,2 millones de estadios entrelazados a la vez. Entonces, el EEG puede captar muchos elementos de entrelazado diferentes, y para complicar más las cosas, debido a que los sensores están en el exterior de su cabeza, solo se pueden medir las partes externas del cerebro. Eso hace que el estadio sea aún más difícil de escuchar. "Los Rolling Stones están en la ciudad, pero no tienes boleto", dice Patterson. "Así que estás parado afuera del estadio. Es muy informal. No sabes exactamente qué estás escuchando, pero puedes definir si están interpretando una balada o una canción de rock ".

Sorprendentemente, incluso con todas estas barreras, cuando los científicos escuchan múltiples lugares en el cerebro, comienza a surgir una imagen neurológica de la hipnosis. Durante la meditación, las "vibraciones de dicho estadio" en las que participan muchas partes de su cerebro es considerablemente más lento que en la vida cotidiana; durante la hipnosis, las vibraciones se tornan aún más lentas: la única forma de obtener ritmos cerebrales más lentos que los de la hipnosis sería entrar en estado de coma.

En el cerebro humano, las ondas alfa (ondas eléctricas que pulsan de 8 a 12 hertz, o de 8 a 12 veces por segundo) prevalecen cuando estamos relajados o cerrando los ojos. Theta, de 4 a 8 hercios, suele aparecer cuando estamos somnolientos o perdidos en nuestros pensamientos, y las ondas delta, de 0 a 4 hercios, ocurren cuando estamos dormidos o en coma. El trabajo de Jensen sugiere que las ondas theta y alfa pueden ser clave para el alivio del dolor. Al realizar nuestras actividades diarias, el cerebro generalmente usa las ondas beta y gamma mucho más rápidas (hasta 100 pulsos por segundo). Esto es especialmente cierto cuando tenemos dolor, que generalmente va de la mano con la ansiedad y el estrés. Por lo tanto, si la hipnosis puede activar ondas cerebrales más lentas, esas ondas pueden reemplazar los patrones más rápidos y reemplazar así la percepción del dolor.

Las implicaciones para ayudar a los millones de personas en el dolor crónico podrían ser enormes. Esta idea llevó a Jensen a un estudio fascinante . Analizó los cerebros de 20 pacientes antes y después de que experimentaron cierto alivio del dolor mediante la hipnosis y la meditación. Descubrió que las personas que, naturalmente, tenían altos niveles de ondas theta, en otras palabras, personas con actividad eléctrica naturalmente relajada y más lenta, experimentaron una gran cantidad de alivio del dolor debido a la hipnosis. Mientras tanto, las personas con mentes ocupadas e hiperactivas se beneficiaron al máximo de la meditación, lo que disminuyó la velocidad de sus cerebros acelerados hasta llegar a desacelerarlos.

"La meditación se ocupa de un problema que tienes. La hipnosis refuerza una habilidad ", dice animadamente Jensen. "Es capitalización o compensación". ¿Estás aprovechando una fortaleza o estás compensando una debilidad? Parece que la meditación compensa una debilidad, y la hipnosis aprovecha una fortaleza. "Imagina el manejo del dolor como una habilidad, como correr o levantar pesas. Según Jensen, la hipnosis es algo así como llevar a un velocista experimentado al gimnasio y llevarlo a un nivel completamente nuevo.

Si Patterson y Jensen están en lo cierto, su investigación podría respaldar gran parte de lo que los científicos han sospechado durante muchos años: la hipnosis puede ser un estado cerebral peculiar que accede directamente a las expectativas y la percepción; algo así como desconectar todo el software de su computadora y acceder a su codificación básica (aunque eso es una gran simplificación). Y mientras un placebo te dice: "Toma esta cosa increíble y te hará sentir mejor", ofreciéndote una promesa para el futuro, la sugestión hipnótica te dice: "Flotando y fluyendo a través de esta experiencia, de repente te sientes mejor", lo cual es una promesa inmediata. ¿Cuál es mejor? ¿Cuál aborda tu expectativa de manera más efectiva y permanente? Esa es una pregunta que requerirá mucho más tiempo y más experimentaciones para poder responderla.

Autor: Erik Vance es editor colaborador en Discover; también ha escrito para National Geographic, Slate, Harper's, Scientific American, Nature y The New York Times.
Fuente: Ted Ciencia
Traducido por: Lic. Luis Venegas Chalen, psicólogo, psicoterapeuta e hipnoterapeuta.

1 comentario: